ROCÍO MÁRQUEZ, ENRIKE SOLINÍS Y CÍA. ANTONIO GADES | CRÍTICA

ROCÍO MÁRQUEZ, ENRIKE SOLINÍS Y CÍA. ANTONIO GADES | CRÍTICA

Baile, Cante
  Los amores brujos La Compañía Antonio Gades y Rocío Márquez, con Enrike Solinís y el Euskal Barrokensemble, revisan estos días la mítica creación de Manuel de Falla estrenada en 1915 por Pastora Imperio. Del carácter flamenco de El amor brujo habría poco que añadir al hecho constatado de que su inspiradora y primera intérprete fue la sevillana Pastora Imperio. Luego la obra se convertiría en un ballet. Y no un ballet cualquiera. Sino la obra de referencia de todos los grandes coreógrafos flamencos. Se registran hasta 23 versiones jondas bailadas de la pieza, entre ellas las de La Argentina, La Argentinita, Vicente Escudero o Antonio. Juan Magriñá, Ana María o Víctor Ullate también se han acercado a la pieza, desde una óptica no flamenca. Mención aparte merece Gades, cuyo Fuego se ha vuelto a estrenar…
Leer más
¡FANDANGO! | CRÍTICA

¡FANDANGO! | CRÍTICA

Baile, Cante, XXI Bienal de Sevilla
  Una propuesta bicéfala Fandango es una palabra de muy probable origen bantú , es decir, negro africano, que significa "reunión, fiesta". Hacia 1705 esta danza llega a España, estando acreditada en América unas décadas antes, y en la península se la conoce como "fandango indiano", es decir, americano. Pero en muy pocas décadas paso a significar lo español por excelencia, como vemos en las obras de Mozart o Casanova. Las investigaciones consideran que su ritmo ternario es el origen de la amalgama flamenca  y que en el fandango barroco ya encontramos este impulso rítmico, como en otras danzas relacionadas con esta, de la misma época, chacona, zarabanda, etc. La bicefalia tiene sus riesgos. Por supuesto que cuando funciona, enriquece nuestra visión, por aquello de que cuatro ojos ven más que dos. Pero toda la noche…
Leer más
FARRUQUITO | CRÍTICA

FARRUQUITO | CRÍTICA

Baile, XXI Bienal de Sevilla
  Una pequeña diferencia Un estreno de uno de los grandes bailaores de nuestro tiempo, tocado por el genio dentro de una familia de grandes y personales bailaores. La novedad principal de la propuesta, al menos sobre el papel, era la dirección escénica de Ángel Rojas. No obstante, Desde mi ventana se parece mucho a los otros espectáculos de Farruquito hasta el punto de que el título del que se estrenó ayer sería intercambiable con el de la mayoría de aquellos. Lo que aporta Rojas es un pequeño matiz. Pero los pequeños matices, en estos niveles de excelencia artística, son precisamente los que marcan la diferencia. Rojas ha creado un espacio escénico íntimo que nos permite casi tocar al bailaor y contemplar su interior. A la derecha, ocupando la mayor…
Leer más
ROCÍO MOLINA | CRÍTICA

ROCÍO MOLINA | CRÍTICA

Baile, XXI Bienal de Sevilla
  En un océano proceloso La antítesis de Inicio la baila Rocío Molina en el agua. Sobre las olas o en las entrañas de un océano proceloso, negro. Predomina por tanto la melancolía aunque frecuentemente llevando los atavíos de la rabia. También el miedo. La soledad, la incomunicación. Con la oscuridad como elemento dominante, tanto en el vestuario como en la ilumación. Con el ceño fruncido y el pelo estirado. Muy exigente, también para el espectador. Es un entierro, un naufragio. Muy elegante, a veces, como en la farruca. La farruca es una contradicción, es el tango de un perfeccionista. Es la rabia estilizada, planchada y peinada con fijador. Es la rabia domesticada, políticamente correcta. O la seguiriya, trepidante. En eco. Un rumor ensordecedor. O la soleá, clásica, con bata de cola y medias. Un guiño, quizá, a…
Leer más
ROCÍO MOLINA | CRÍTICA

ROCÍO MOLINA | CRÍTICA

Baile, XXI Bienal de Sevilla
  Trinos, revuelo de palomas No sobra una nota de la música, no sobra un gesto de la coreografía. La enseñanza que trasmite la obra es que cada instante de nuestra existencia es sagrado. Único. Irrepetible. No hay tiempos muertos, todo es esencial. Cada momento cuenta. Rocío Molina ha renunciado a algunas de sus señas de identidad y ha alumbrado una obra mayor. A la ironía, a los excesos de la ira. Casi ha renunciado al zapateado porque cuando este aparece, poderoso, terminante, es a la vez sutil, íntimo. Acariciador. Y eso lo hace más letal, profundamente significativo. Combatir el ruido con el silencio, puede ser otra enseñanza. Molina ha creado una partitura delicada para recrear, ilustrar, comentar, trasmitir, disfrutar de nuevo de la música de Riqueni. Ha aprendido, como lo…
Leer más
HISTORIA QUEER DEL FLAMENCO | CRÍTICA

HISTORIA QUEER DEL FLAMENCO | CRÍTICA

Baile, Cante, Guitarra
  Derribando muros El bailaor Fernando López se fija en los márgenes de los márgenes en 'Historia queer del flamenco' El flamenco jamás gozó de instituciones sólidas ni estuvo enraizado socialmente. Ciertamente fue mayoritario en algunas capas, no precisamente las dominantes, de la sociedad andaluza, y acaso española, al final del siglo XIX y en los años 20 y 30. Pero siempre fue un arte, y una forma de vida, marginal. Buscar el elemento marginal en un sector marginal de la sociedad puede ser, o bien buscar una aguja en un pajar o quizá buscar una paja en un pajar. Muchos de los artistas que desfilan en esta obra alcanzaron un éxito social que desbordó con mucho el estricto ámbito de la afición flamenca, se trate de bailaores como Antonio Ruiz…
Leer más
FAMILIA PERICET | CRÍTICA

FAMILIA PERICET | CRÍTICA

Baile
  Orígenes de la Escuela Bolera Almuzara publica una reimpresión del clásico estudio de Marta Carrasco sobre la familia Pericet y su legado Nueva reimpresión del estudio que Marta Carrasco hizo de la contribución de la familia Pericet a la danza española. El concepto de Escuela Bolera está íntimamente ligado a esta familia ya que la expresión, salvo un leve precentende en la obra de Estébanez Calderón, no aparece en la literatura española hasta el famoso cuadernillo de la familia, redactado hacia 1942 según Carrasco, aunque otras fuentes señalan el año siguiente como la fecha en la que se escribió el mencionado texto. La denominación que se usó en su tiempo, desde finales del siglo XVIII en adelante, era la de aires nacionales, del país, andaluces o boleros, que eran también cantos…
Leer más
MARCO VARGAS Y CHLOÉ BRÛLÉ | CRÍTICA

MARCO VARGAS Y CHLOÉ BRÛLÉ | CRÍTICA

Baile
  La música de las esferas Mirar las estrellas o aullar a la luna, son excusas como otras cualuiera para bailar. Los cuerpos celestes contiene algunas de las coreografías más memorables de la compañía Vargas y Brûlé, enriquecida en este caso con la suma de dos grandes intérpretes como Gero Domínguez y Yinka Esi Graves. El primero aporta energía, drama y heroismo a la pieza y la segunda sensualidad y delicadeza. Al tradicional buen hacer de Marco Vargas, seguro, solemne, elegante, y Brûlé categórica e imaginativa. Como decía, esta obra contiene algunas de las mejores coreografías de la compañía, como ese magnífico paso a dos entre Brûlé y Esi Graves, delicado, a cámara lenta, sutil, directo, emotivo, pura tierra, puro amor. O la seguiriya final de grupo, contundente, épica, evocadora de los antiguos cultos a la diosa blanca. Los cuerpos celestes incluye guiños a la…
Leer más
GALDÓS Y LO JONDO | CENTENARIO

GALDÓS Y LO JONDO | CENTENARIO

Baile
  El flamenco de don Benito Celebramos el Año Galdós a la flamenca, entresacando las referencias jondas de su obra Benito Pérez Galdós (1843-1920) menciona en una sola ocasión la palabra flamenco en sus Episodios Nacionales. Se trata de uno de los últimos libros, en concreto el titulado España trágica, quizá la última gran novela del conjunto, segunda de la quinta serie. La alusión es episódica, ya que uno de los personajes comenta que el nombre de Hohenzollern, uno de los candidatos a la monarquía española, una vez huída Isabel II a París, le recuerda al "ole, ole" del "baile flamenco". La novela se publicó en 1909 en tanto que la acción se sitúa en 1870. Pese a esta única alusión directa, el magno ciclo narrativo-histórico, incluye muchas alusiones a elementos flamencos, incluso antes…
Leer más
ESTÉVEZ/PAÑOS Y COMPAÑÍA | CRÍTICA

ESTÉVEZ/PAÑOS Y COMPAÑÍA | CRÍTICA

Baile
  La última visita El Festival de Jerez es uno de los pocos lugares en el que el programador tiene a bien ofrecernos espectáculos de Ballet Flamenco, esa genial invención de la genial Antonia Mercé que, por cierto, jamás empleó dicha denominación. Como tampoco la de clásico español como más comúnmente se conoce a este género de danza, término acuñado en la época en la que  Mariemma diseño los planes de estudios de los conservatorios españoles. Precisamente Mercé, que siempre habló de baile español a secas, se inspiró para su creación en ‘El sombrero de tres picos’, considerado por Gades “el gran ballet español” pese a que fue coreografiado por el ruso Leonidas Massine. Estévez y Paños se han inspirado en esta obra para su propuesta 'El sombrero’ que no…
Leer más