EL CARPETA | CRÍTICA

EL CARPETA | CRÍTICA

Baile
  Marcar en silencio El hijo pequeño de La Farruca se presenta con su propio espectáculo en A bailar, donde cuenta con la colaboración esencial de El Barullo, el hijo de La Faraona, que, además de bailar una soleá tensa, directa, recitó un poema escrito para la ocasión del que es también autor. El Carpeta se presentó con un grupo muy joven, como él mismo lo es, en el que Román Vicenti, que nos regaló un preciso, sutil e intimista toque por tarantas, es la voz de la experiencia. A resultas de la cual tuvimos un espectáculo lleno de percusión corporal, frescura, energía que se desborda, fuerza. Las seguiriyas se presentaron como una suerte de ensayo de las potencialidades rítmicas del grupo. La caña ofreció un divertido arreglo vocal en tanto el titular de la compañía remataba con la brillantez…
Leer más
ROCÍO MÁRQUEZ, ENRIKE SOLINÍS Y CÍA. ANTONIO GADES | CRÍTICA

ROCÍO MÁRQUEZ, ENRIKE SOLINÍS Y CÍA. ANTONIO GADES | CRÍTICA

Baile, Cante
  Los amores brujos La Compañía Antonio Gades y Rocío Márquez, con Enrike Solinís y el Euskal Barrokensemble, revisan estos días la mítica creación de Manuel de Falla estrenada en 1915 por Pastora Imperio. Del carácter flamenco de El amor brujo habría poco que añadir al hecho constatado de que su inspiradora y primera intérprete fue la sevillana Pastora Imperio. Luego la obra se convertiría en un ballet. Y no un ballet cualquiera. Sino la obra de referencia de todos los grandes coreógrafos flamencos. Se registran hasta 23 versiones jondas bailadas de la pieza, entre ellas las de La Argentina, La Argentinita, Vicente Escudero o Antonio. Juan Magriñá, Ana María o Víctor Ullate también se han acercado a la pieza, desde una óptica no flamenca. Mención aparte merece Gades, cuyo Fuego se ha vuelto a estrenar…
Leer más
MANUEL Y JOSÉ DE LA TOMASA | CRÍTICA

MANUEL Y JOSÉ DE LA TOMASA | CRÍTICA

Cante
  Abuelos, padres y tíos Los dos intérpretes, abuelo y nieto, están en proceso de cambio. Como todos los seres humanos, dirán. En efecto. Manuel de la Tomasa madura cada segundo que permanece sobre las tablas. Exhibe esa pujanza, ese entusiasmo que lo convirtieron, de la noche a la mañana y con toda justicia, en un héroe de los festivales de verano. Pero se presenta más entero, con la voz más mesurada y con un control mayor de sus recursos. Y ampliando, cada dia, el repertorio. Estuvo imponente en soleares y seguiriyas. Y elocuente y directo en cantiñas y bulerías. José de la Tomasa está encontrándose, de nuevo, con el cante, a partir de la merma inexorable de las condiciones vocales, tan poderas en el pasado, que son la consecuencia natural del paso…
Leer más
ESTRELLA MORENTE Y RAFAEL RIQUENI | CRÍTICA

ESTRELLA MORENTE Y RAFAEL RIQUENI | CRÍTICA

Cante, XXI Bienal de Sevilla
  Una caricia en el corazón En la segunda parte del recital la cantaora se asentó en el escenario y su voz se presentó más serena, más segura. Y de ahí vino lomejor de la noche. El garrotín resultó una delicia. Es un cante nuevo en el repertorio de Estrella Morente. O, al menos, yo no creo habérselo escuchado antes. Lo cantó con delicadeza, huyendo de alguna estridencia que se deslizó en la primera parte. Un cante sencillo, una melodía rica, entrañable. Entre la melancolía y la ironía. Con una falseta sutilísima del tocaor trianero. Ya conocen el monumento que Riqueni hizo, en su tiempo, con el garrotín. Estrella Morente tuvo el gusto, además, de regalarnos, por este cante, unos versos del cubano Nicolás Guillén. Versos que ya había musicado su padre en Negra, si tu…
Leer más
DANI DE MORÓN | CRÍTICA

DANI DE MORÓN | CRÍTICA

Guitarra, XXI Bienal de Sevilla
  Preguntas sin respuesta El concierto presentó tres partes muy diferenciadas. Un viaje emocional. Fue un viaje desde la ansiedad al estatismo, de la máquina al corazón, del frenesí al intimismo, a la serenidad. Tres intérpretes, tres partes. Una pirámide que tuvo en su cúspide al guitarrista tocando en solitario unas seguiriyas y Ojos verdes. La primera parte, en formato de trío. El formato le confiere a la música de Dani de Morón un ropaje más convencional. Los temas se suceden sin solución de continuidad. El guitarrista renuncia al concepto tradicional de falseta de pregunta y respuesta para optar por una forma de variaciones más abierta, próxima al jazz contemporáneo, de preguntas sin respuesta. Se percibe la inspiración tradicional, bulerías, marianas, y también la voluntad de alejarse de ella: su subraya lo que en la tradición…
Leer más
SONÍOS DEL ARPA NEGRA | CRÍTICA

SONÍOS DEL ARPA NEGRA | CRÍTICA

Otros, XXI Bienal de Sevilla
  Un nuevo instrumento jondo Ana Crismán ha llevado a cabo una labor ingente en dos sentidos, principalmente. Por un lado ha adaptado todas las técnicas de la guitarra jonda a este nuevo instrumento, nuevo en el mundo de lo jondo, quiero decir. Escuchamos trémolos, rasgueados, ligados ... por supuesto, arpegios. ¡Incluso golpes en la tapa! Ha estudiado las técnicas de la sonanta flamenca y las ha adaptado, sorprendentemente, al arpa. Por otro lado ha llevado a cabo, sobre todo en la primera parte del concierto, una inmensa labor de trascripción de las falsetas clásicas del flamenco. Sin dejar atrás una sola nota, una sola rueda armónica. No obstante esta labor, el arpa no se oculta tras la guitarra, sigue siendo un instrumento con una voz propia, sobre todo con un timbre característico que se pone…
Leer más
JOSÉ DEL TOMATE | CRÍTICA

JOSÉ DEL TOMATE | CRÍTICA

Guitarra, XXI Bienal de Sevilla
  Una voz propia Cuando subió al escenario con todo el grupo pensé: "es difícil para un chaval de 20 años enfrentarse solo al público de la Bienal". Fue un espejismo, porque hizo 4 temas en solitario. La taranta solar, de su tierra, de su gente, pero personal. La soleá íntima. Y dos temas ajenos: la zambra, esa fantasía alambrista que compuso su tío Niño Miguel, a quien dedicó la pieza, en los setenta. Y la Canción de amor de Paco de Lucía, de los ochenta, de la que hizo una preciosa reducción a guitarra sola, respecto de un original para dos guitarras y orquesta, y que fue el único estreno de la noche. Los tanguillos contundentes, con la voz de Kiki Cortiñas. Los tangos de pegadizo estribillo. Las bulerías, en generosa ración. Antonio Ramos, el…
Leer más
ANTONIO REY | CRÍTICA

ANTONIO REY | CRÍTICA

Guitarra, XXI Bienal de Sevilla
  Un alarde de virtuosismo rítmico Es uno de los grandes guitarristas de hoy y está en la plenitud de sus facultades, tanto en su faceta de compositor como en la de instrumentista. Abrió la noche por tarantas en solitario, un tema con abundancia de material melódico que se presenta con un virtuosismo extremo, aún más que en su versión grabada, con una sucesión de picados de vértigo, y de rasgueados contundentes. Esta precisión, esta contundencia y al mismo tiempo limpieza en la ejecución, está al alcance de muy pocos tocaores actuales. La farruca también la escanció en solitario, por los caminos del intimismo y la contundencia. Un alarde de virtuosismo y delicadeza, con la emoción a flor de piel, desnuda, sin estridencias, sin énfasis ridículos, en carne viva. Una joya, que…
Leer más
LA TREMENDITA | CRÍTICA

LA TREMENDITA | CRÍTICA

Cante, XXI Bienal de Sevilla
  A lo que va surgiendo La Tremendita es una de las grandes cantaoras de nuestro tiempo. Está protagonizando, junto a unas cuantas compañeras de generación, la última gran revolución del cante jondo. La Tremendita se sitúa en la escena, en el flamenco actual, con bota firme. Enfundada en chupa de colores y cuero y brillantes. La puesta en escena fue salvaje, visceral. Algo ruda. Y al mismo tiempo refinada, pulida hasta el extremo. Luz y tinieblas a partes iguales. La Tremendita cantó por seguiriyas, bamberas, fandangos, peteneras, tangos, tarantas, granaínas, cuplés por bulerías, alegrías, soleares, tangos, bulerías, cantes de Enriqueta la Pescaera, y nuevamente por tangos. Melodías y textos en su mayor parte tradicionales. Con arreglos novedosos. Pero, me dirán, todos los cantaores que revisan el legado clásico introducen arreglos propios. Ciertamente. Lo novedoso es…
Leer más
RANCAPINO CHICO | CRÍTICA

RANCAPINO CHICO | CRÍTICA

Cante, XXI Bienal de Sevilla
  Renovarse manteniendo la fidelidad a los clásicos Las características musicales de Rancapino Chico, y por las que se ha convertido en primera figura de este arte, son una voz cálida, absolutamente personal, su enorme sentido del ritmo y su afinación prodigiosa. Rancapino Chico es un gran cantaor y está en la plenitud de sus facultades. Domina los recursos y conoce a la perfección el repertorio clásico del flamenco, como demostró, también, en este recital. Para Rancapino Chico, con excelente criterio, es lo mismo, clásicos del flamenco, el Camarón de 1992 que el Manuel Torre de 70 años antes. Me gusta la renovación que ha introducido en su repertorio en esta "mirada al pasado". Me quedo, con todo, con la primera parte del recital. En especial con la seguiriya de Manuel Torre. Cantó el de Chiclana muy…
Leer más