FLAMENCO DE FIESTA | CRÍTICA

FLAMENCO DE FIESTA | CRÍTICA

Baile, Cante, Guitarra
  El flamenco es un cuchillo Empieza el grupo al completo por bulerías. Luego Manuela Ríos se apodera del escenario con un tango poderoso, frenético, sensual. Muy técnico y muy directo como solo esta bailaora, una de las mejores de su generación, es decir de hoy, puede hacer. Íntimo y delicado, erótico y místico. Este podría haber sido el motivo del título de la obra ya que tango, una palabra al parecer de origen bantú, significaba, cuando se originó en La Habana, a principios del siglo XIX, fiesta. Poco a poco percibo que cada intérprete va a tener la oportunidad de lucirse en cada uno de los números sucesivos. Juanfra Carrasco da fe de la calidad de su timbre vocal en unos fandangos de inspiración caracolera muy emotivos. Manuel Tañé pone su poderío al servicio de la seguiriya jerezana. Y José Lérida, como no…
Leer más
ANTONIO REY | CRÍTICA

ANTONIO REY | CRÍTICA

Guitarra
  Un Grammy en Sevilla El flamante Grammy Latino al mejor álbum flamenco se presentó en Sevilla con un formato íntimo, en un concierto que se tuvo que aplazar la pasada primavera. Está claro que en Miami entienden de flamenco. El flamenco carece de fronteras, como rezan los créditos de una obra que se grabó en España pero que ha distribuido, incluso en España, un sello de California. Aunque la mayoría de los temas de este concierto ya los habíamos escuchado en la pasada Bienal, se benefició del formato, concediendo más espacio, aún, a la guitarra puramente solista en tarantas y farruca, ambos temas de enorme belleza melódica a los que Rey les aporta una estilización soberbia. La base tradicional, es decir, montoyista, se adivina en los rasgueos pero Rey los lleva a nuevos universos, al presente, sin…
Leer más
EXPOSICIÓN MÁXIMO MORENO | CRÍTICA

EXPOSICIÓN MÁXIMO MORENO | CRÍTICA

Cante, Guitarra, Otros
  Cuatro portadas históricas La exposición 'Retratos (1973-1986)' muestra en el Instituto del Flamenco 250 fotografías de artistas flamencos y andaluces realizadas por el pintor y diseñador sevillano Máximo Moreno   Eran otros tiempos, en los que las discográficas consideraban que las carátulas de sus discos podían ser una obra de arte. Y se las encargaban a un artista. Máximo Moreno (Sevilla, 1947) ya había trabajado para intérpretes andaluces, antes de toparse, profesionalmente, con el flamenco. En 1974 firma su primera portada, Memorias de un ser humano con un retrato de su intérprete, Miguel Ríos. Consiguió el trabajo porque su hermano Josele, en ese momento con el trío Los Payos, grababa en la misma discográfica que Ríos, Hispavox. En alguna ocasión Moreno ha comentado que el título de la obra, que evidentemente no es…
Leer más
EMILIO CARACAFÉ | CRÍTICA

EMILIO CARACAFÉ | CRÍTICA

Guitarra
  Agitado, no mezclado Caracafé no es Julio Iglesias. Por eso no necesita los arreglos convencionales de teclados y bajo eléctrico de la música ligera de los años setenta del siglo XX. No necesita las proyecciones, que no aportan sino que despistan. No necesita el efecto especial del humo que surge de la nada desde detrás del escenario. Aunque sonó en dos ocasiones una alarma, el teatro no estaba ardiendo. Al menos literalmente. Caracafé es un artista único. Muy necesario, por otra parte. Lo suyo va más allá de la singularidad, que la tiene a espuertas, naturalmente. Su sonanta está al margen de la guitarra jonda contemporánea. No ha sabido de revoluciones armónicas. Aunque, desde luego, su concepto del ritmo no podría haber surgido en otro momento de la historia del flamenco. Lo mejor del…
Leer más
DANI DE MORÓN | CRÍTICA

DANI DE MORÓN | CRÍTICA

Guitarra, XXI Bienal de Sevilla
  Preguntas sin respuesta El concierto presentó tres partes muy diferenciadas. Un viaje emocional. Fue un viaje desde la ansiedad al estatismo, de la máquina al corazón, del frenesí al intimismo, a la serenidad. Tres intérpretes, tres partes. Una pirámide que tuvo en su cúspide al guitarrista tocando en solitario unas seguiriyas y Ojos verdes. La primera parte, en formato de trío. El formato le confiere a la música de Dani de Morón un ropaje más convencional. Los temas se suceden sin solución de continuidad. El guitarrista renuncia al concepto tradicional de falseta de pregunta y respuesta para optar por una forma de variaciones más abierta, próxima al jazz contemporáneo, de preguntas sin respuesta. Se percibe la inspiración tradicional, bulerías, marianas, y también la voluntad de alejarse de ella: su subraya lo que en la tradición…
Leer más
JOSÉ DEL TOMATE | CRÍTICA

JOSÉ DEL TOMATE | CRÍTICA

Guitarra, XXI Bienal de Sevilla
  Una voz propia Cuando subió al escenario con todo el grupo pensé: "es difícil para un chaval de 20 años enfrentarse solo al público de la Bienal". Fue un espejismo, porque hizo 4 temas en solitario. La taranta solar, de su tierra, de su gente, pero personal. La soleá íntima. Y dos temas ajenos: la zambra, esa fantasía alambrista que compuso su tío Niño Miguel, a quien dedicó la pieza, en los setenta. Y la Canción de amor de Paco de Lucía, de los ochenta, de la que hizo una preciosa reducción a guitarra sola, respecto de un original para dos guitarras y orquesta, y que fue el único estreno de la noche. Los tanguillos contundentes, con la voz de Kiki Cortiñas. Los tangos de pegadizo estribillo. Las bulerías, en generosa ración. Antonio Ramos, el…
Leer más
ANTONIO REY | CRÍTICA

ANTONIO REY | CRÍTICA

Guitarra, XXI Bienal de Sevilla
  Un alarde de virtuosismo rítmico Es uno de los grandes guitarristas de hoy y está en la plenitud de sus facultades, tanto en su faceta de compositor como en la de instrumentista. Abrió la noche por tarantas en solitario, un tema con abundancia de material melódico que se presenta con un virtuosismo extremo, aún más que en su versión grabada, con una sucesión de picados de vértigo, y de rasgueados contundentes. Esta precisión, esta contundencia y al mismo tiempo limpieza en la ejecución, está al alcance de muy pocos tocaores actuales. La farruca también la escanció en solitario, por los caminos del intimismo y la contundencia. Un alarde de virtuosismo y delicadeza, con la emoción a flor de piel, desnuda, sin estridencias, sin énfasis ridículos, en carne viva. Una joya, que…
Leer más
JOSÉ ACEDO | CRÍTICA

JOSÉ ACEDO | CRÍTICA

Guitarra, XXI Bienal de Sevilla
  Para todos los públicos La música de este trianero es suave, fluida, morosa, sin efectismos ni estridencias. De falsetas pulcras, que fluyen lentas pero seguras. José Acedo no es un virtuoso, ni lo pretende. Lo suyo no son las complicaciones armónicas, con las que asombrar al personal, tan habituales en la guitarra actual. No trata de buscar nuevos universos jondos, sólo pasárselo bien. Y mostrar las emociones que lleva dentro. Su música surge sin esfuerzo, aunque, por supuesto, la guitarra flamenca actual es siempre un instrumento exigente. Su música está tocada por esa varita de la gracia. Su música es fresca, actual. Suena contemporánea pero al mismo tiempo es muy personal. Incluso los rasgueos son delicados, nada que ver con la agresividad característica del toque actual. Es por ello que cada estilo…
Leer más
RYCARDO MORENO | CRÍTICA

RYCARDO MORENO | CRÍTICA

Guitarra, XXI Bienal de Sevilla
  El hombre tranquilo El guitarrista lebrijano abrió la noche del viernes la XXI Bienal de Flamenco de Sevilla. No era lo que estaba programado pero en estos tiempos ya nos vamos acostumbrando a que las cosas no siempre sucedan como esperábamos. Moreno hizo un recorrido por sus trabajos hasta la fecha y presentó un par de composiciones nuevas. El de Lebrija es un tocaor plenamente reconocible en el panorama actual del toque jondo que escapa, sin desconocerlas, de las tendencias de la guitarra flamenca actual. Lo más llamativo de su toque es el tiempo que se toma, que nos concede, entre nota y nota, entre un silencio y otro. Eso, en contraposición con el frenesí jondo actual, no sólo de la guitarra, es una marca diferencial. Se trata de una cuestión de carácter, a la que debe…
Leer más
HISTORIA QUEER DEL FLAMENCO | CRÍTICA

HISTORIA QUEER DEL FLAMENCO | CRÍTICA

Baile, Cante, Guitarra
  Derribando muros El bailaor Fernando López se fija en los márgenes de los márgenes en 'Historia queer del flamenco' El flamenco jamás gozó de instituciones sólidas ni estuvo enraizado socialmente. Ciertamente fue mayoritario en algunas capas, no precisamente las dominantes, de la sociedad andaluza, y acaso española, al final del siglo XIX y en los años 20 y 30. Pero siempre fue un arte, y una forma de vida, marginal. Buscar el elemento marginal en un sector marginal de la sociedad puede ser, o bien buscar una aguja en un pajar o quizá buscar una paja en un pajar. Muchos de los artistas que desfilan en esta obra alcanzaron un éxito social que desbordó con mucho el estricto ámbito de la afición flamenca, se trate de bailaores como Antonio Ruiz…
Leer más