MANUEL AGUJETAS HIJO | CRÍTICA

 

Una familia cantaora

Manuel Agujetas hijo publica un brillante disco de debut en directo en la Peña Don Antonio Chacón de Jerez

De los tres hijos cantaores que tuvo Manuel Agujetas, este que se presenta discográficamente con este flamante Amaró es el más joven y, hoy por hoy, también el más largo. Dentro siempre de las características cantaoras de los Agujetas. Nacido en Jerez en 1975, Manuel de los Santos Bermúdez, presenta la misma radicalidad cantaora que su padre en los estilos característicos de esta saga flamenca: martinetes y seguiriyas. Se trata de una rara conjunción de ferocidad e intimismo. Por martinetes presenta una gran variedad melódica y lírica, inusual en estos tiempos, y por seguiriyas hace el corte más extenso del disco, mostrando de esta manera su dominio en este estilo en el que resulta apocalíptico, como es el caso en todos los intérpretes de su familia. El disco se grabó en directo, sin red, en la Peña Don Antonio Chacón de Jerez, con la brillante sonanta de Antonio García. Manuel Agujetas hijo resulta muy personal siendo estrictamente fiel a la estética familiar, tanto en el repertorio como en la intensidad emocional. Pero posee un timbre único y se aleja de cualquier intento de emulación que a la postre sería infructuoso. Manuel Agujetas hijo se expone al cante tal y como es, sin acudir al refugio de lo familiar sino proponiendo una personalidad arrolladora.

Portada del disco.

Como en el caso paterno y en el de Agujetas el Viejo, el modelo es Manuel Torre, como se evidencia, particularmente, en la seguiriya y también por malagueñas, que combina con un cante del Mellizo, y tarantas, la célebre de Dame la espuela que es uno de los cantes más brillantes y equilibrados de esta grabación. El disco se cierra con el romance Caballeritos y hombres buenos que Agujetas el Viejo grabó, sin acompañamiento de guitarra, en 1971, y que forman parte del conjunto de grabaciones por romances que pusieron en cuestión la forma musical de este cante que hasta ese momento se había impuesto, y que inauguró Antonio Mairena en 1958. Amaró (expresión que significa «Lo nuestro» en caló) es, por tanto un disco de debut de una madurez sorprendente, aunque no tanto si tenemos en cuenta que Manuel Agujetas hijo es profesional desde hace años.

 

 

 

 

La ficha

Amaró. Manuel Agujetas hijo. Guitarra:Antonio García. Producido por Chemi López. La Droguería Music.

 

Imagen: TOMAKETOMA