PARA TAO (Bailaora y Cantaora, Shanghái)

En esta época de angustia e incertidumbre, fue un gran consuelo para mí quedarme con este grupo de compañeros con la misma pasión, hablando y estudiando la historia del flamenco. Me animó mucho. Muchísima gracias a Juan Vergillos.