GALA DE ENTREGA DE LOS GIRALDILLOS | CRÍTICA

 

Ha nacido una estrella flamenca

Recordarán, acaso, que saludamos su gran intervención en el espectáculo ¡Fandango! de la pasada Bienal. El jurado de los Giraldillos se hizo eco y le concedió el premio a la artista revelación, que recogió en la tarde del domingo. Luego nos volvió a deslumbrar con su actuación, mostrando que lo de la Bienal no fue un accidente. Paula Comitre ha llegado para quedarse. Y pisa con fuerza. Podemos hablar de la técnica que atesora, de una pulcritud que desarma. Podemos hablar de lo rotundo, sin resultar cargante, de sus pies. Podemos hablar de la delicadeza de sus brazos y manos. De la identificación que lleva a cabo con los estilos tradicionales del flamenco, para actualizarlos, nos sólo a nivel organológico, ya saben que se puede tocar flamenco con un peine o con una orquesta sinfónica, como en lo personal. Es decir, se trae los tarantos, las alegrías o la mariana a su territorio. Esto es lo fundamental en un artista. Tener un discurso propio. A ello une Comitre algo que no se puede estudiar, que se tiene o no se tiene y que, cuando se tiene, le acompaña a uno toda la vida. De ello se deriva el carisma escénico que percibimos ante esta bailaora. Se trata de la capacidad de trasmitir, de comunicar una emoción. Ella está tocada con esta varita.

Comitre se emocionó con su galardón, como lo hicieron el resto de los premiados, incluyendo a Rafael Riqueni, que recogió el Giraldillo Ciudad de Sevilla de manos del alcalde. María Moreno, Pedro el Granaíno, Diego Villegas, El Pele, Andrés Marín, David Lagos, por partida doble, Alfredo Lagos y David Coria, también agradecieron con emoción los galardones que obtuvieron.

 

La ficha

***** ‘Gala de Entrega de los Giraldillos’. Baile: Paula Comitre. Cante: Antonio Campos, Miguel Ortega. Guitarra: Juan Campallo. Percusión: Paco Vega. Electrónica: Daniel Muñoz. Lugar: Teatro Lope de Vega. Fecha: Domingo, 25 de abril. Aforo: Lleno.

 

Imagen: CLAUDIA RUIZ CARO/BIENAL DE FLAMENCO