SUITE SEVILLA | CRÍTICA

 

Una gran tarde para Rafael Riqueni

El guitarrista Rafael Riqueni ha estrenado con este concierto su versión orquestal de la Suite Sevilla, una obra original para dos guitarras de 1993. El autor interpretó, junto a la Sinfónica de Sevilla, las cuatro partes de esta composición y luego ofreció en solitario soleares y granaínas. El colofón de la propuesta fue su vibrante trémolo Cogiendo rosas, que pertenece al ciclo Parque de María Luisa pero que aún no se ha decidido a grabar. Empezamos la semana con un concierto de guitarra sola con Alfredo Lagos y lo acabamos con guitarra arropada por una orquesta sinfónica. Ya conocen mi opinión al respecto: prefiero la primera propuesta y esto se refiere también a la música de Rafael Riqueni. Estamos ante una joya tan deslumbrante, maravillosa, que todo adorno resulta superfluo. Así me lo pareció también respecto a la Suite Sevilla. La música de Riqueni es una de las más libres del panorama flamenco y la partitura, al menos en la versión que ofreció este concierto, le resta la espontaneidad que necesita para respirar. Los temas se suceden anquilosados. Reconocemos al mejor Riqueni en algunos pasajes, ¿cómo no? Al inicio del segundo movimiento y en la parte final del concierto. Pero es cuando llega la guitarra en solitario cuando encontramos a uno de nuestros guitarristas favoritos, en esas tres piezas que ejecutó de forma soberbia, pletórico y sobrio.

 

 

La orquestación de Busto es generosa, quizá en exceso, y estoy seguro de que fue una gran tarde para Rafael Riqueni. Quizá sea el sueño de cualquier músico, verse arropado por una orquesta sinfónica. Al menos lo es de muchos guitarristas de flamenco: Sabicas, Manolo Sanlúcar, Vicente Amigo, Gerardo Núñez y un largo etcétera se han visto en esta tesitura antes. No es cierto, por tanto, eso que reza en el programa de que Riqueni fue el primero. Estamos seguros de que tampoco será el último.

 

 

La ficha

*** ‘Suite Sevilla’. Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. Rafael Riqueni. Guitarra y composición: Rafael Riqueni. Orquestación y dirección musical: Manuel Busto. Dirección artística: Paco Bech. Lugar: Teatro de la Maestranza. Fecha: Sábado, 24 de abril. Aforo: El permitido.

 

Imagenes: GUILLERMO MENDO